BUSCAR NOTICIAS POR
  • Los Consejos del Prof. Eduardo Anaya

  • Los Consejos del Prof. Eduardo Anaya

  • Los Consejos del Prof. Eduardo Anaya

Los Consejos del Prof. Eduardo Anaya
Los Consejos del Prof. Eduardo AnayaLos Consejos del Prof. Eduardo Anaya

Los Consejos del Prof. Eduardo Anaya

El estado de alerta durante el juego

Mayo 23, 2017
Mayo 23, 2017
Investigando el "alma del juego", se podrá ver que durante el mismo, los jugadores de más nivel, de mayor hándicap, se mantienen en una situación que, llamaría, de alerta.

Lo mismo ocurre en otros deportes de acción. Tal es el caso del tenis, donde los contendientes luego de realizar un golpe quedan a la espera de la respuesta del mismo, si es que la hay; quedan "en situación de alerta”. Nunca permanecen parados o estáticos, sino, por el contrario, saltando de un pie a otro (split up). O, en el caso del fútbol, ¿quién no ha visto a Messi en estado de alerta antes de recibir un pase?.

En el polo, el jugador deberá transmitirle este estado al caballo con la finalidad de que el equino esté listo para actuar con celeridad (binomio). No hacerlo, significaría pérdida de tiempo; y el tiempo en el juego es prioritario. Deberá poner atención en el origen de la jugada y, a su vez, ir hacia donde irá dicha jugada (anticipación). Por ello, es muy importante enseñarle al caballo a reaccionar con celeridad ("reacción a nuestra expresión").

La expresión se manifiesta en el caballo, por parte del jinete, en las ayudas. Cuanto menos se perciban esas ayudas, y el caballo reaccione como deseamos, mejor será  ese caballo y más en alerta estaremos. Entonces, el estado de alerta del jugador dependerá de él (atención, velocidad mental, concentración, reflejos, etc) asociado con la reacción del caballo.

Resumiendo, diría que el estado de alerta es una situación que exige máxima atención y concentración en la cancha para poder ganar las jugadas. Por otro lado, de nada nos servirá estar en alerta si no transmitimos correctamente al caballo nuestros deseos (equitación), o si nuestro caballo no los interpreta por carecer de las aptitudes necesarias (caballo no apto).