BUSCAR NOTICIAS POR
Descubriendo Courances
Descubriendo CourancesDescubriendo Courances

Descubriendo Courances

un chateau francés en constante evolución

Mayo 10, 2017
Mayo 10, 2017
El Chateau de Courances, ubicado en la región de Ile de France, fue construído a principios del Siglo 16. A través del tiempo, el lugar y las construcciones han sufrido grandes transformaciones, pero tanto sus Jardines, como el Chateau en sí, nunca dejaron de evolucionar hasta convertirse en el lugar mágico y único que es hoy. La propiedad fue adquirida por una familia parisina luego de la Guerra de los Cien Años (1337-1453) cuando el cercano Chateau de Fontainebleau estaba en su esplendor. A paso lento, pero firme, sus dueños empezaron a construir diferentes comodidades hasta que el actual Chateau finalmente vio la luz, entre 1622 y 1630. 

Rodeado de hectáreas de extensos campos llenos de flores de colza amarilla, el Chateau se ha mantenido en pie por más de 5 siglos. Pero cada uno de los dueños a través de los años le ha impreso un aura propia que lo ha convertido en lo que es actualmente. La familia Gallard ha embellecido el lugar y ha inaugurado el Jardin Remarquable, el Jardín de estilo clásico a través del cual los visitantes pueden descubrir 14 fuentes naturales, 17 piletas ornamentales y un río. El agua de Courances era tan pura que incluso el rey Louis XIII, quien solicitó que el agua que él solía beber fuera traída de la Fontaine du Roi, ubicada dentro de los Jardines del Castillo, solía decir: Bois de Cély, Prés de Fleury, Eau de Courances, son tres de las maravillas de Francia”. 

Luego de un período de pocos cuidados, la propiedad fue adquirida por el Baron Samuel de Haber en 1872, antepasado de los dueños actuales, la familia Ganay. Su paso como dueño cambió la historia del Castillo una vez más, ya que se ocupó de contratar únicamente a los mejores expertos para que cuiden y se ocupen de la propiedad y que la hagan revivir. Se trató, además, de la bocanada de aire fresco que ayudó a que fuera la piedra fundamental detrás de las últimas reinvenciones. 

La familia Ganay ha sido la dueña del Chateau a lo largo de cuatro generaciones. La obra remarcable de esta familia no se ha dado solamente en el trabajo incansable para mejorar las comodidades de este lugar, pero también ha sido importante para llevar al Castillo al Siglo 21. El Marqués de Ganay se ocupó de la propiedad luego de la Segunda Guerra Mundial, y se encargó durante 55 años de trabajar incansablemente por ella y por su cuidado. Durante uno de los últimos momentos de su vida, la familia Ganay le pidió a Serge de Ganay que administrara el lugar, y con la ayuda de Patrick Deedes, el Chateau ha experimentado sus últimas modificaciones hasta convertirse en lo que es hoy. Impulsado por el objetivo de hacerlo sustentable para las próximas generaciones, equilibrando las finanzas, el ambiente y el aspecto social, optó junto al apoyo de los Ganay por concentrarse en el desarrollo de las edificaciones dentro del lugar. 

Entre los proyectos encarados, Courances se desarrolló con la colaboración de Pierres d’Histoire, expertos en emprendimientos vacacionales. Se especializan en remodelar y renovar construcciones históricas, adaptándolas al estilo de vida actual, y manteniendo el Patrimonio y sus rasgos históricos. La compañía restauró el molino, la ex bomba hidroeléctrica y el taller de carpintería, y los convirtió en alojamientos sofisticados y de primer nivel para los visitantes del Castillo. Dichos lugares cuentan con una vista única al Jardín Japonés. También uno puede encontrar tiendas con deliciosos productos orgánicos, que son fruto de la huerta allí ubicada, como así también salas de conferencia. Los productos de los Jardines de Courances son 100% orgánicos, al igual que el mantenimiento de los Jardines y cada una de sus piletas. Incluso la limpieza de las piletas se lleva a cabo gracias a las carpas herbívoras lo que permite que el agua se mantenga limpia.

“;;;Tuvimos que integrar nuestras obras en Courances para que también sean perdurables para las próximas generaciones y que, a su vez, sean sustentables. Por lo que una de las cosas que debimos hacer fue desarrollar las propiedades dentro del lugar. Muchas de las edificaciones estaban en sus últimos momentos, pero contaban con un gran potencial. La clave fue asegurarnos de que las remodelaciones que estábamos haciendo fueran coherentes con la imagen de Courances. Estas construcciones fueron abandonadas a principios del siglo 20. Nosotros las remodelamos hace 18 meses, hasta convertirlas en centros vacacionales. Lo hicimos en base a una magnífica organización británica llamada "Landmark Trust". En Inglaterra se ocupan de salvar construcciones históricas y convertirlas en complejos vacacionales, siempre preservando su estilo y sus características esenciales. Tuvimos la posibilidad de colaborar con Pierres d’Histoire, una organización similar en Francia a la Landmark Trust, quienes estuvieron muy felices de ocuparse de Courances como su proyecto inicial. Es decir, nosotros nos ocupamos de la renovación y el diseño de las construcciones y nos asesoramos con Pierres d’Histoire para desarrollar todo el concepto. Ellos cuentan hoy en día con muchos lugares magníficos en Francia”, destaca Patrick Deedes. 

Un poco más allá del Jardín Japonés se encuentra la Foulerie, una amigable Casa de Té que también hace las veces de clubhouse del polo. La Foulerie alberga también eventos y cenas organizadas por Chefs con estrellas Michelin, quienes utilizan los productos de los Jardines de Courances para ofrecer experiencias gourmet únicas, combinadas con historia y ambientadas en la campiña francesa.

Debido a sus fuertes lazos con el polo, y por el afecto y la conexión que tiene la familia con Argentina, en Courances decidieron asociarse con la FFP (Federation Francaise de Polo) y convirtieron parte de las tierras en canchas de polo. El lugar cuenta hoy con una cancha de taqueo enfrente del castillo y con una cancha de polo junto a los Jardines. Si bien la inauguración se llevó a cabo en Septiembre del año pasado, la prestigiosa FIP Ambassadors’ Cup fue el primer certamen importante que albergó Courances. Los Ganay desean contribuir al desarrollo del polo integrando este deporte al dia a dia del lugar y apoyando su crecimiento en la región de la Ile-de-France. En vez de competir ante otros clubes, su deseo es proveer sus facilidades para albergar distintos torneos. Tal es así, que han establecido una relación cercana con la FFP y con el Polo de Paris, como así también con el Polo Club du Domaine de Chantilly, dos de los más prominentes clubes en Francia. 

La comunión entre las diferentes organizaciones se notó claramente durante la cena de gala cuando algunas de las jugadoras participantes en el FIP Ladies’ Tournament en Chantilly se trasladaron hasta Courances para no perdérsela. Un gran número de personalidades estuvo presente a lo largo del último fin de semana para mostrar su apoyo a este nuevo proyecto, como es el caso de Patrick Guerrand-Hermés, uno de los grandes promotores del polo en Francia, el Topo Braun, el reconocido jugador argentino, y muchos más. El espíritu de camaradería, que es uno de los principios del deporte, estuvo más presente que nunca, y la familia Ganay se encargó de hacer que todos se sintieran más que cómodos. El mensaje era muy claro: en Courances hay una atmósfera amigable donde todos pueden sentirse como en casa, además de un contexto único donde el polo puede florecer.



GALERÍA DE FOTOS CENA DE GALA Y CHATEAU